En esta primera etapa lo que más nos interesaba era avanzar hacia el norte, puesto que en el día era imposible llegar hasta la Bretaña. Cuando se viaja con los perretes se buscan etapas más cortas ya que se deben de hacer mas paradas y llegar a una buena hora, para que los perros puedan dar un paseo largo por la zona después de todo el día en el coche.

Según google maps esta etapa se hace en unas 7 horas, contando paradas cortas y la paradica de comer costo aproximadamente 8 horas y media. Las áreas de descanso de Francia suelen estar muy bien pensadas (bancos con mesa, zonas para estirar las piernas, tal vez baños ) y si se va por la autopista todo lo anterior lo tienes asegurado y además sombra.

Popout

Ver Zaragoza-La Rochelle en un mapa más grande

No se llegó hasta la Rochelle ya que se encontró un camping pequeñico, Port Punay , que tenía todo lo se buscaba para pasar la noche. Estaba lleno de gente con perros, no sé si es porque ahora me fijo más, pero veo a muchas más personas que se llevan a sus mascotas de vacaciones.

En la recepción al preguntar si había algún problema por ir con dos perros,  contestaron con una gran sonrisa que no, que eran bienvenidos y entonces vi que debajo de una mesa,  tumbado en su cama, estaba un labrador. Y sentí una terrible envidia por el hecho de poder estar trabajando y tener a tu mascota cerca. Es más, estar trabajando cara al público y tener allí al perro.

El camping se encontraba muy cerca de la playa, así que después de montar todo el chiringuito toco un paseo por la orilla y en cuanto ya no hubo tanta gente los perros pudieron perseguirse hasta acabar agotados.

Popout

Ya solo quedaba cenar e ir a descansar, que ya al día siguiente llegaríamos a la Bretaña.

Categories: viajar con perro, Viaje

Leave a Reply