Revisando el baúl de los recuerdos, encontré las fotografías de una excursión que hicimos hace ya mas de un año al Monasterio de Piedra.  Aprovechando que era invierno y día entre semana decidimos visitarlo para evitar filas y gente, y tanto que evitamos filas y gente. Estuvimos solos casi toda la mañana, sólo vimos a dos personas cuando ya salíamos a la hora de la comida.

¿Cómo fue?
La visita al parque fue fantástica, los caminos están bien marcados y es imposible perderse o dejarse algo sin ver.  Cuando compramos la entrada nos informaron que los perros deben ir atados durante toda la visita al parque y nos entregaron un mapa de la zona con una ruta “óptima” y caminos alternativos marcados.

Tengo que reconocer que en un tramo del camino que baja del Mirador de la Cola de Caballo al Lago Espejo tuve que soltar a Tux puesto que en esa época tiraba mucho de la correa y  sino hubiera terminado estozolada. ¿Por qué lo solté? Pues porque no había gente y era solo un tramo de cuesta más empinada. Si hubiera habido gente habría tocado desandar lo andado y coger un camino alternativo y esa zona dejarla para una futura visita en la que a Tux ya hubiese aprendido a ir sin tirar de la correa.

Es lo bueno del parque, al estar todas las zonas accesibles para personas de cualquier edad y ser una ruta mas o menos circular, nunca se da el caso de poder quedarte bloqueado sin avanzar dejándote parque sin ver.

Recomiendo hacer el recorrido alternativo que te marcan, te deja unas estupendas vistas del monasterio y tomas conciencia de que te encuentras en un vergel en medio del desierto.

La entrada al parque (adultos 13.50 € · niños  [4 - 12 años] y jubilados 10.00 € ) incluye

  • Visita guiada por las diferentes dependencias del Monasterio Cisterciense (año 1195), Museo del Vino D.O. Calatayud, Exposición de la historia del chocolate, Museo de Carruajes y reproducción del Tríptico Relicario del Monasterio de Piedra (año 1390)
  • Exhibición de vuelo de aves rapaces. Sólo se hace de Abril a Noviembre aproximadamente

Consejo
Si puedes evitar ir al Monasterio de Piedra un día festivo o en plena temporada de vacaciones de verano mucho mejor, puesto que esos días suele estar lleno de gente y no se disfruta de una visita tranquila. Solo se anda en fila india y es totalmente impensable el poder ir con el perro.
El parque tiene numerosos rincones donde poder pararte, echarte sobre la hierba y olvidarte de todo, y esto en un día festivo o de época estival es imposible. En otras palabras, es un caos ir en temporada de verano.

Las imágenes de los planos las he sacado de http://www.monasteriopiedra.com/plano-interactivo-recorrido-adicional y http://www.monasteriopiedra.com/plano-interactivo-itinerario-parque

Categories: con perro, Excursión

7 Responses so far.

  1. Hace mil años que no voy al monasterio… Creo que va siendo hora de hacerle una nueva visita, trataré de que no haya gente para disfrutarlo más, gracias por el consejo!

  2. [...] background-position: 50% 0px; background-color:#032435; background-repeat : repeat; } tuxcarreteraymanta.wordpress.com – Today, 1:59 [...]

  3. Por cierto, os he dejado una sorpresita en nuestro blog. Espero que os haga ilusión!

  4. Llanut says:

    Hola!! soy Llanut de Barcelona, aprobecho para felicitarte por tu blog en general porque es muy util y muy grafico! Ya te sigo en facebook y tambien comentarte que me ha servido de mucho este post porque para estos meses primaverales queriamos ir al monasterio y siempre estan las dudas…Solo me ha faltado algun sitio donde se pueda dormir con mi pdae,pero bueno, ya nos espabilamos!je,je! ..Nada mas, un saludo y felicidades por este blog maravilloso!
    Saludos!
    Llanut.

    • ¡Muchas gracias por tu comentario!

      En lo de dormir no te puedo ayudar recomendándote algún sitio, puesto que soy de Zaragoza y la hice en el día. Pero si lo que buscas es casa yo suelo mirar en toprural, seadmitenmascotas y claro esta san google.

      Espero que disfrutes de la visita.

      Saludos!

Leave a Reply