El destino elegido para pasar el día esta vez no tiraba al norte, bajamos hacia Teruel. Y esta tampoco fue la única novedad de la excursión: era la primera excursión larga que hacíamos con Wicket. Como ya estaba acostumbrado a ir en el coche con el transportin no hubo ningún problema (ni mareos ni lloros).

Albarracín es un pueblo de la provincia de Teruel que se encuentra a unas dos horas de Zaragoza (la mayor parte trayecto se hace por autopista). Si nunca has estado en Albarracín, llama la atención la muralla  que envuelve al pueblo. Si os fijáis bien en el punto mas alto de esta se ve una torre cuyo nombre es “Torre Andador” . Pasear por el casco histórico de Albarracín nos permite observar un sinfín de pequeños detalles en las fachadas, tejados, puertas y ventanas.

Pero este no fue nuestra excursión, nosotros íbamos a verlo de otra forma, desde otra perspectiva… Albarracín esta en un peñón rodeado por el río Guadalaviar y al igual que Alquezar, tiene unas pasarelas (paseo fluvial) para rodear el pueblo por el borde del río. El comienzo de estas pasarelas nos fue un poco complicado de ver (somos gente de ciudad) y después de pasar el parque había una señalización hacia ningún sitio. Un poco defraudados por no poder hacer la excursión nos quedamos en el parque disfrutando de carreras y baños.

Aun así, tozuda que soy y sabiendo que “Con mapa y gps”  la habían hecho comencé a subir por las rocas y allí estaba ¡El camino!, que ya se sigue sin dificultad si se leen los carteles.

Un recorrido desde en el que a ratos puedes ver Albarracín encima tuyo y que te va mostrando unos detalles diferentes del pueblo. Otra forma de verlo, muy recomendable para cuando se busca no visitar lo de siempre.

Después de esta pequeña andada y como salimos tarde de Zaragoza ya se nos había hecho la hora de comer, no hubo ningún problema en sentarnos en una terraza de la plaza con los perros a comer.

Aprovechando la vuelta a Zaragoza paramos por los diferentes tramos del Acueducto romano que se pueden visitar.

Decidiendo sacarle todavía mas partido a las horas de sol que quedaban, paramos en una arboleda que se encontraba entre la carretera y el río en la cual Tux y Wicket disfrutaron corriendo, jugando con las hojas y sacando piedras del río (a cual mas grande) hasta que no pudieron mas. Y ya todos tranquilos nos despedimos de un entorno espectacular para volver a los altos muros de cemento.

Categories: Dos perros, Excursión

4 Responses so far.

  1. Jejeje, las tozudas algún día dominaremos el mundo!! Desde luego Albarracín está lleno de rincones… me alegro de que os gustara el paseo!!

  2. Maria says:

    Que bonito sitio y que bonitos los bichitos :)

  3. [...] background-position: 50% 0px; background-color:#032435; background-repeat : repeat; } tuxcarreteraymanta.wordpress.com – Today, 1:56 [...]

Leave a Reply to Tux, Carretera y Manta