Con un poco de retraso os voy a hablar del Puente de Diciembre y lo que visitamos en la primera parte del viaje, que fue Segovia.

Este viaje era especial puesto que es la primera vez que salíamos con los dos perros, Tux y Wicket, a una casa que no era la nuestra y añadiendo que Wicket tenía 4 meses y medio ¿Sería muy difícil encontrar alojamiento? ¿Cómo reaccionaría Wicket?

Buscando en Toprural.com di con un lugar encantador y alejado de los grandes barullos, Peñarrubias del Pirón. Me puse en contacto con Esther,  que lleva Cabañas Querqus para ver como llegar y demás.  El trato por teléfono fue increíble y no puso ninguna pega por ir con dos perros.

Programamos el GPS y allá que nos fuimos, pasando por el puerto de Navacerrada que se encontraba nevado donde paramos por segunda vez, para que Tux recordase lo que era pisar nieve y Wicket la pisase por primera vez.

Al llegar al pueblo, Esther nos indico como encontrar las cabañas. Que sorpresa al ver la situación de las cabañas y el jardín que tenían. Desde ella se podía ver la ermita que hay a la entrada del pueblo.

Desde las cabañas tienes un camino,  que tanto si vas a derecha como a izquierda te aleja del pueblo, llevándote a campo abierto (ideal para que los perros se echen unas cuantas buenas carreras yendo a por la pelota).

¿Que visitar?

Segovia, claro está y además con una guía excepcional que nos enseño todo de cabo a rabo, contándonos las leyendas de cada rincón y señalando la gran cantidad de iglesias que tiene con sus torres incluidas. Muchas gracias Sandra.

Pudimos entrar a varias iglesias y la Catedral, haciendo turnos para quedarse con los perros fuera claro está.

Una vez que estábamos arriba del todo decidimos hacer espacio para el cochinillo que mas tarde probaríamos, bajando hasta la Iglesia de la Vera Cruz. La construcción de esta iglesia con planta dodecagonal se atribuye a los templarios.

Por la tarde nos acercamos a la Granja de San Ildefonso de la cual solo pudimos ver sus jardines, puesto que la última visita al palacio era a las 17.15. Los jardines los cierran a las 18.00.

El resto de días, los pasamos en Peñarrubias del Pirón, paseando por sus calles y alrededores.

Esther nos visito con un montón de ideas para sitios que visitar y mapas para no perdernos. Si el trato por teléfono fue increíble, en persona se comporto de una manera excepcional. Además nos dejó una alfombrica donde los perros se pudieran echar.

¿Como reacciono Wicket?

El viaje lo llevó muy bien, paramos varias veces para que no se les hiciera muy pesado.

En la casa se portó mucho mejor de lo que nos esperamos, como todavía no había aprendido a aguantarse el pis, le pusimos unos papeles de periódico que empleo mucho mejor que en casa. Por la noche no hizo ningún ademán de ladrar ni morder nada.

Como las cabañas tienen jardín ambos dos perros pudieron disfrutar mucho saliendo a olfatear y correr por todo el jardín.

Conclusión

Volveremos a visitar este lugar, pero esta vez ya descansados para poder hacer todas las excursiones que nos dejamos en el tintero.

Categories: Dos perros, Viaje

6 Responses so far.

  1. Víctor says:

    Yo me apunto al viaje cuando volváis!!!

  2. Qué buen viaje!! Las cabañas tienen muy buena pinta, aunque a mi no me sale muy a cuenta alojarme cerca de Segovia…

    La próxima vez que vengáis por esta zona avisad, que nos hacemos alguna rutilla juntos!

Leave a Reply to Víctor