El viaje por Francia y sus zonas vinícolas nos llevó hasta Saint Emilion (su paisaje fue declarado Patrimonio de la Humanidad).

Tux, Carretera y Manta - Paisaje Saint Emilion

Como comente en otro post, nos alojamos en el camping Yelloh Saint Emilion . Está situado a unos 3 km del pueblo y se puede ir andando entre viñedos hasta el pueblo (la mayor parte del recorrido es por carretera, pero no está muy transitada).

Tux, Carretera y Manta - Entre viñedos

En el camping hay posibilidad de alquiler de bicicletas y preguntamos si en alguna había algún tipo de añadido para poder llevar al perro, nos comentaron que estaban las que llevaban a los niños detrás y que podíamos probar. El resultado no fue bien, se monto el perro y no paso nada pero al ponernos en movimiento a los 5 minutos decidió saltar al camino volcándolo todo. Devolvimos las bicis al camping y no nos cobraron nada (muy amable por sus parte)

Tux, Carretera y Manta - En bicicleta

A destacar del camping el lago que tiene y el camino bien cuidado (y con papeleras) alrededor de este, en el cual si se decide bien la hora el perro puede ir suelto.

Merece la pena hacer noche en este lugar, para visitar el pueblo a pie, con tranquilidad y con zapato cómodo, pues en algunas cuesta he visto resbalar a mas de una persona y terminar subiéndola descalzo. En las tiendas de vino no probé a entrar con perro, pero más por reparo mio al estar estas muy bien montadas.

En la oficina de turismo entramos sin problema con el perro y no pusieron ningún tipo de objeción. Al igual que en Nuits Saint Georges, no había problema por visitar chateaux con el perro, ara canalizar el flujo de turistas que visitan las bodegas, en la oficina de turismo tienen un listado en el cual dependiendo del día te recomiendan visitar unas u otras. Otra actividad que se puede hacer con el perro es un recorrido por Saint Emilion y sus alrededores (te dan un mapa con el recorrido y los puntos interesantes junto con una explicación).

Tux, Carretera y Manta - Saint Emilion

La bodega que se visitó era una explotación pequeña y familiar (Un total de 5 trabajadores). El trato fue sumamente agradable, además la mujer que nos hizo la visita guiada se preocupaba en todo momento por el perro ofreciéndonos o bien agua o indicándonos lugares mas frescos para que se quedara acostado (hacía calor ese día)

Tres noches fantásticas en un entorno privilegiado.

Categories: Viaje

Leave a Reply